Cercar en aquest blog

diumenge, 26 de juliol de 2015

Gerda Taro. 1937.


'Cuando piensas en toda esa gente que conocimos y ha muerto en esta guerra, tienes el sentimiento de que estar vivo es algo desleal'.

Cuando estalló la guerra civil española tras el golpe de Estado fascista, Gerda Taro no lo pensó dos veces, debía contar al mundo lo que allí estaba sucediendo. Hija de judíos polacos, estuvo vinculada desde muy joven al socialismo y el movimiento obrero alemán, así que sabía muy bien de qué iba eso del fascismo. Tras ser detenida, huye a París con la llegada de Hitler al poder. Allí, en París, se inicia en la fotografía.

En julio del 36 estalla la guerra en España y Gerda Taro siente que su sitio está allí, como testigo. La guerra española será campo de pruebas y tácticas militares, y también la puesta de largo de la figura del corresponsal de guerra armado con una Leica.

La Leica de Gerda Taro captará la vida cotidiana de los soldados, el papel de la mujer en la defensa de la II República y hablará a Europa del drama de los refugiados, de la masacre de la carretera de Málaga a Almería, de los bombardeos sistemáticos de la población civil... Y la Leica se va al frente. Gerda Taro está en primera línea en Brunete, cuando las fuerzas republicanas obtienen algo parecido a una victoria. El 22 de julio de 1937 publica el reportaje sobre la batalla en Regards. Y vuelve al frente de Brunete cuando los fascistas retoman posiciones pocos días después. En plena retirada, en un absurdo accidente, Gerda Taro cae del estribo del camión en el que se traslada y es aplastada por un tanque.

Gerda Taro muere la madrugada del 26 de julio en el hospital inglés de El Goloso, a una semana de cumplir los 27 años, leal a la lucha y el sufrimiento de toda la gente que había conocido en tierra española.

diumenge, 12 de juliol de 2015

Roque Peralta Sánchez. 1977.


Roque Peralta Sánchez nació en Segura de la Sierra, en Jaén, pero había instalado su vida en el barrio de la Font dels Capellans, en Manresa. Allí vivía con su mujer y sus dos hijos pequeños, a los que dejó en casa el 11 de julio para ir a Súria a visitar a sus hermanos. Súria estaba de fiesta mayor, así que decidió aprovechar el día. Esa noche tocaba baile de gala, el típico baile de debutantes de antes de la guerra que las autoridades habían decidido recuperar para dar más lustre a unos festejos que consideraban en decadencia. Los requisitos para acceder al recinto eran: ellos con corbata y ellas vestido largo. Algunos vecinos ya habían manifestado su oposición al baile por considerar que atentaba al espíritu popular de les fiestas.

Cuando empieza a tocar la orquesta ya hay un nutrido grupo de gente protestando en el exterior del recinto, entre ellos Roque Peralta. El alcalde, Mateu Castellà, para evitar males mayores, tiene la brillante idea de reforzar la seguridad con dos efectivos más de la Guardia Civil, que se plantan allí empuñando sus fusiles de asalto CETME. Uno de los dos guardias es Francisco Ruiz, anteriormente destinado en Olesa, donde dos años antes se había dejado el arma cargada al alcance de los niños. Su hijo pequeño coge la pistola y dice ‘pam, pam’. Las armas las carga la Guardia Civil y tienen voz propia. La boca de la pistola escupe una bala que matará a la prima del niño, con el que estaba jugando.

A las tres de la madrugada sigue el mal rollo a las puertas del baile y se da la orden de disolver a los jóvenes sin corbata. Francisco Ruiz aparta a Roque Peralta a empujones de CETME hasta arrinconarlo contra una pared de la calle San José y le pega un tiro en el pecho que atravesará su cuerpo y se incrustará en el muro. Roque ingresa cadáver en el Hospital de Manresa. Tenía 27 años.

Súria amanece en cierre total y diversos representantes políticos y algunos vecinos piden la dimisión del alcalde. Al día siguiente se decreta jornada de duelo en Súria y Manresa, que vive una gran manifestación con motivo del entierro de Roque Peralta. Mateu Castellà y los ediles presentan su dimisión, rechazada por Gobierno Civil de Barcelona.

En marzo de 1978 la viuda de Roque Peralta, Clara Benítez, recibía 850 mil pesetas del Gobierno Civil como indemnización. En mayo del mismo año la jurisdicción militar que llevaba el caso lo sobreseía y archivaba para siempre, Francisco Ruiz fue trasladado y se jubiló en la Benemérita. El alcalde Mateu Castellà creó el Grup Independent de Súria para presentarse a las primeras elecciones municipales democráticas tras la República y obtuvo la mayoría absoluta durante dos mandatos, tras los cuales se retiró.

dilluns, 6 de juliol de 2015

Campos de concentración españoles


El 5 de julio de 1937 la Secretaría de Guerra del Gobierno del general Franco promulga la orden Campos de concentración de prisioneros. BOE. Burgos, 5-VII-1937, número 258. El 6 de julio, la Comisión de Obras Públicas sugiere a la Junta Técnica del Estado un plan de obras públicas y trabajos para prisioneros de guerra y presos políticos, propuesta que se aprueba el 13 de julio. Al año siguiente se crea el Patronato Para la Redención de Penas por el Trabajo auspiciado por el cura jesuita José Agustín Pérez del Pulgar. El Patronato perduraría hasta 1970.

'Crearemos campos de concentración para vagos y maleantes, para políticos, para masones y judíos, para los enemigos de la patria, el pan y la justicia. En territorio nacional no puede quedar ni un judío, ni un masón, ni un rojo'. Se crearán unos 180 campos de concentración por los cuales pasarán medio millón de personas. Muchos de los campos los construyen los propios prisioneros, trasladados como ganado en camiones y trenes. Les esperan hambre, sed, frio y enfermedades. Y los Batallones Disciplinarios de Trabajadores. Durante la guerra se les utiliza para cavar trincheras en medio del fuego cruzado de los contendientes. Acabada la guerra serán utilizados como mano de obra esclava en eso que se llamó levantar España.

Al llegar a los campos, los prisioneros son clasificados en afectos y desafectos al Régimen y los dudosos. El proceso es atentamente supervisado por oficiales alemanes que ya han hecho sus pinitos en Dachau. Iglesia y Falange otorgan los avales de afección, los dudosos son mandados a trabajos forzosos mientras se resuelva la duda y los desafectos son sometidos a palizas, juicios y condena a prisión o ejecución. Las mujeres serán tratadas con especial ensañamiento. A las embarazadas se las privará de sus hijos, entregados en adopción. No, los militares argentinos no inventaron nada. Más de 10.000 niños y niñas serán separados de sus madres para que así puedan crecer como buenos españoles, alejados del mal que representan sus madres republicanas, siguiendo al pie de la letra las 'tesis científicas' del coronel Antonio Vallejo Nájera.

Acabada la guerra, los prisioneros trabajan forzosamente en la recuperación de infraestructuras (pantanos, minas, canales, carreteras, líneas ferroviarias...valle de los caídos...). Así pueden ir redimiendo su pena y sus pecados, sometidos a un primario proceso de reeducación. Cada preso recibe un sueldo de 2 pesetas semanales, de las cuales se les retiene 1'50 pesetas en concepto de mantenimiento y los 50 céntimos restantes son sujetos a posibles sanciones por mal comportamiento. Política económica adoptada posteriormente con éxito por FMI y Troika. Empresas y grandes propietarios son las grandes beneficiados por el sistema de mano de obra esclava. El Canal del Bajo Guadalquivir, construido por presos, hace que los terrenos de los grandes terratenientes se revaloricen en un 500%. El alquiler de presos a grandes empresas reporta al Estado unos ingresos de más de 600 millones de euros de hoy. Los muertos ni cuentan ni importan.

La mayoría de los campos de concentración se cerrarán en 1947. Algunos de los que aún se recuerdan (poco), son Cuelgamuros (mano de obra para el valle de los caídos), Miranda de Ebro, Albatera (se plantaron palmeras para borrar su rastro), Los Almendros (de los almendros no quedaron ni las hojas, que se comieron los presos para matar el hambre), San Pedro de Cardeña, Castuera (aquí se arrojaba a los presos a los pozos y luego se lanzaban bombas de mano) o Los Merinales, clausurado en 1962. Luego ya se pactaron olvidos, se inventó la tele de plasma y se impusieron las reformas laborales.